Inocentes Tentaciones

  La cena estaba dispuesta. Fragancias a mozzarella ahondaban con una pisca de orégano que a poco afloraba en el ambiente. Ni mencionar el ajo en conjunto con la pimienta roja que ofrecían un sabor impecable a la salsa. El padre asimilaba a su hijo al percibir una escandalosa y abultada portada de un busto. Y, faltando más a la discordia que los ojitos de Zoe vaticinaban, una imagen del busto de Caricia llegaba entre los mensajes de texto. La blonda le hacia una invitación a una cita fuera del servicio y, desde luego, lejos del alcance del General...

Read More